Menu

Conocer a Elías

elias_castellano_foto

Elías Castellano ama la luz y los colores claros sobre todo. Sus trabajos son en primera línea impresiones de su visión de la vida, que con alegre sentido lleva a la tela o al papel con mucho color como a el gusta. Con frecuente reflexión del claroscuro en mismo color.

El sentido artístico del surrealismo, permite la deformación de lo real y lo natural, como se vive, se ve o solamente como se sueña y sumergido en el sueño interpretar el sentido y la distorsión.

Así se encuentra la visión, un litoral del mar del sur u otro tesoro del recuerdo, pero en primer plano se proclama lo cotidiano más o menos silencioso, con tan profanas necesidades como los botones; Pero a pesar de todo, ellos están hechos todos con pasión, porque Elías Castellano los considera junto a otros testigos de la vida cotidiana un genial descubrimiento en la confección de vestidos, que ayudan a mantener unidas partes separadas. Aquí se anuncia la alusión de lo diario que en momentos de satisfacción enlaza con el mundo de los sueños. ¿Por qué decir que mezcla lo cotidiano con el mundo de los sueños?

Así el pintor y poeta se entrega con fantasía, sin ninguna clase de cortapisas al surrealismo y a veces también a los sueños, liberándose de la realidad y de las cosas de cada día.

A pesar de ello, Elías Castellano no niega la disciplina del arte. Sorprende como sabe unir el humor con las cosas contradictorias.

¿Le caen los cuadros terminados del cielo, o es un trabajo de perseverancia y aplicación?

Parece ser que algunos de sus cuadros se ejecutan en el marco de la intuición artística y la meta fijada resulta realizarse.

Temas más complicados necesitan más arranque sobre bocetos, o el comienzo reiterado de cuadros y poemas.

Texto por Josua Ebert