Menu

Durante el paseo

Elías Castellano on 29 de julio de 2018

 

Miro el verde sendero

que como larga cinta se desliza 

igual que un dulce sueño,

alegre serpentea

y se une con el cielo.

 

Todo el valle es como una gran paloma.

Las montañas son cuervos.

Sus agudas pupilas siempre esperan 

cazar a los polluelos.

Y los enormes árboles,

como eternos guardianes de los cielos

me protegen los sueños.

Sueños que se iluminan y se apagan

como fuegos etéreos.

 

Con una sensación inesperada

se estremeció mi cuerpo.

El valle se agitó 

dejando en libertad a los polluelos

que fueron devorados por los cerros.

 

Pasó la muerte cual suspiro frío

de un lago helado de lejanas tierras,

y a modo de saludo,

rozando mi mejilla,

se alejó, disolviéndose discreta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.